Elaboración y calidad

Elaboración y calidad2017-12-20T18:26:45+00:00

Elaboración

Partimos de un principio básico: disponer de una uva de calidad

Tras una evaluación continuada desde el inicio del envero de los parámetros claves (azúcar, acidez y estado sanitario) y tras un riguroso cumplimiento de los plazos de seguridad de los productos utilizados, se señala la fecha de vendimia.

La familia y miembros próximos a ella, junto con grupos de trabajadores especializados y conocedores de las labores de vendimia, proceden a la realización de ésta con medios manuales, siguiendo una norma técnica que se aplica a toda la plantación. Así se garantiza que la uva desde nuestras viñas llega a la bodega en perfectas condiciones. Esto se consigue bajo un continuo seguimiento de las instrucciones que señalan los procedimientos de calidad implantados y que son de obligado cumplimiento.

La uva es cortada y depositada en cajas individuales de plástico perforado, cuya carga máxima no supera los 20 Kg. Una vez llenas, son depositadas en las cabeceras de los diferentes renques que conforman la viña, para ser recogidas por el tractor, que las llevará a la bodega en cuanto completa el apero de transporte, siendo su carga máxima de 45 a 54 cajas.

En el caso de que apareciesen toques criptogámicos importantes en los racimos, estos no se vendimian, con la finalidad de que solo llegue a la bodega la uva con un estado sanitario óptimo.

En bodega, se procede de inmediato a la manipulación de la uva, mediante su volcado en la tolva de recepción que transporta los racimos por una cinta para permitir la eliminación de cuerpos extraños que acompañan a los racimos vendimiados y no mejoran la elaboración. Realizada esta primera clasificacion se despalillan y se depositan en la prensa.

Cuando la prensa está en fase de trabajo, la uva despalillada se envía al macerador donde se conserva la uva en frío (8ºC) y del que se obtienen los primeros sangrados de mosto de flor para poder tratarlo diferencialmente del resto de los mostos de prensa.

Posteriormente se procede al prensado de la uva macerada, mediante prensa neumática, y el mosto obtenido se trasiega a los tanques de desfangado para clarificar el mosto. Todo ello se lleva a cabo con un absoluto control de temperatura para evitar procesos de oxidación en los mostos obtenidos, terminando en este momento lo que en BODEGA BERROJA se denomina fase previa.

Desfangados los mostos, estos cambian de lugar físico pues se trasiegan a la zona de fermentación donde se procede a iniciar este proceso en depósitos de acero inoxidable, bajo control de temperatura (13ºC – 14ºC). Cuando no hay más azúcar, se da por terminada la fermentación y por tanto la elaboración. Entonces se inicia la fase de preparación del txakoli para su embotellado y expedición.

En sucesivas etapas se procede a la separación de los fangos y lías procedentes de las fermentaciones, con el objetivo de clarificar mecánicamente el txakoli obtenido, del cual se realizan los análisis pertinentes para conocer sus parámetros químicos y básicos para su conservación.

Antes del embotellado se procede a su calificación por el Comité de Cata del Consejo Regulador de la Denominacion de Origen Bizkaiko Txakolina.

Una vez calificado, se inician los trabajos de embotellado, loteado y numeracion de botella, con el fin de conocer tanto el origen como el destino de la botella que BODEGA BERROJA pone en el mercado. Además, así el consumidor y cliente reciben y tienen la garantía de que la calidad es la misma que la que tenía el Txakoli en la bodega.

Antes del embotellado se procede a su calificación por el Comité de Cata del Consejo Regulador de la Denominacion de Origen Bizkaiko Txakolina.

Una vez calificado, se inician los trabajos de embotellado, loteado y numeracion de botella, con el fin de conocer tanto el origen como el destino de la botella que Bodega Berroja pone en el mercado. Además, así el consumidor y cliente reciben y tienen la garantía de que la calidad es la misma que la que tenía el Txakoli en la bodega.

De esta manera se cierra el círculo de transformación de la uva en Txakoli, todo ello en la misma Propiedad, característica esta de calidad, al no existir ningún movimiento en la propia producción y elaboración ajeno a la bodega. Y por ello podemos garantizar al mercado un producto propio, definido y característico de un determinado lugar, con su valor natural. Unido a la técnica utilizada y al control de todos los parámetros que conlleva la elaboración, podemos afirmar: que cuando nuestros clientes están bebiendo nuestros vinos, están disfrutando de un producto natural, tradicional, característico y propio de nuestra tierra, joven y fresco.

Todo acompañado de una elegante botella estilizada y de un etiquetado que lo presentan como lo que es: un producto de alta calidad, tradicional y embotellado en la Propiedad por la Propiedad, que cumple con todos los requisitos legales e higienicos sanitarios que la legislacion vigente exige a los productos alimenticios y que ademas se encuentran avalados por la certificacion de calidad ISO9001:2008

Calidad

Es la calidad de nuestros txakolis el principio que nos rige.

Todos los procedimientos y planteamientos que desde BODEGA BERROJA se adoptan para su elaboración y presentación ante el mercado al que nos dirigimos y por ello todos los procesos que se realizan desde el desborre de las yemas de la vid, hasta su distribución al mercado, se encuentran sometidos a un completo control el cual está garantizado y avalado por el sello de calidad ISO 9001:2008, de acuerdo al certificado ER-1420/2003 emitido por AENOR y por el certificado de Producción Integrada emitido por la Fundacion Kalitatea.

Con ello conseguimos que desde el exterior a nuestra organización, se garantiza que disponemos de una trazabilidad total del txakoli obtenido y el consumidor tiene garantizado que el producto que consume, es un producto que dispone de todas las garantías sanitarias que de acuerdo a la legislación vigente está obligado a cumplir.

Mediante dicho sistema se controlan todos los procesos previos en la obtención de la uva en el viñedo, para garantizar la calidad de esta, así como los posteriores tratamientos a la que esta se ve sometida para la obtención de nuestros txakolis  AGUIRREBEKO,  BERROIA Y BERROJA.

El control de la calidad se extiende también a los suministros que se realizan para la elaboración, así como a las demandas que generan los clientes, pretendiendo dar una satisfacción total a estos mediante el ofrecimiento de un producto de calidad, con personalidad propia y autóctono, característica esta que genera un particular e importante  hecho diferencial.

Por ello desde BODEGA BERROJA se pretende conseguir un producto singular y  particular,  con el fin de llegar a un tipo de cliente que valore la especificidad y singularidad del txakoli, no como un vino parecido a… sino como un vino especial dentro del mercado del vino.

Para conseguir todo ello, desde BODEGA BERROJA se han puesto todas las medidas disponibles como empresa de carácter marcadamente familiar, para elaborar y embotellar el producto en la Propiedad y por la Propiedad, con uvas obtenidas a través de la aplicación de técnicas de elaboración tradicionales mediante la utilización de los avances tecnológicos del momento, en cuanto a equipos, medios de control, materiales y tecnologías recientes para el manejo y tratamientos de los caldos, controlando manualmente antes de su embalaje la caja de expedición, para comprobar que reúne todas las condiciones de presentación ante el cliente final, que es nuestro mejor colaborador en la mejora y desarrollo de nuestros txakolis.

Por todo ello, se lleva un control del lote y botella, mediante una numeración que nos permite conocer el origen de la botella en la viña, por el procedimiento de trazabilidad aplicado.